Empresa vs. Negocio

Hoy en día está de moda "hacer un bisne" con un amigo o conocido que tiene un contacto o una oportunidad de aprovechar algún tipo de coyuntura para así, generar dinero.

Estos "negocios" muchas veces son efímeros, están ligados a una oportunidad en específico y normalmente, ese negocio termina cuando se acaba la oportunidad. Si bien es evidente que debemos cachar las oportunidades, quiero hacer énfasis en la idea que no es lo mismo hacer un “bisne”, que hacer una empresa.

Las empresas son organizaciones, son marcas, son tribus y son lugares donde la gente genera ingresos y se derrama riqueza. Hacer una empresa no es lo mismo que “hacer un negocio”.

Mi formación profesional es licenciatura en Negocios Internacionales. Nunca he hecho un negocio internacional pero sí estoy formando una empresa que creo que puede tener alcance internacional. Mi proyecto de vida, mi marca personal y mi motivación del día a día es Workósfera. Una empresa que empezó hace más de 3 años, que nace de una inquietud por contribuir algo a la sociedad y por ganar dinero en el proceso. El dinero no es el fin, es un premio por tu esfuerzo, por el colectivo de tus decisiones, por la reputación de tu marca y por el cumplimiento de la expectativa de los clientes.

Workósfera es una empresa, vender cubrebocas importados de China es un bisne

Aclaro, no estoy criticando una cosa y defendiendo otra, simplemente estoy diferenciando el esfuerzo de uno vs. el otro. 

Definitivamente hay gente que ganó mucha más lana que Workósfera en la pandemia, definitivamente hay quien se dio cuenta que había una oportunidad de ganar dinero en el corto plazo, y definitivamente, hay quien aprovechó un nuevo mercado, y hay quien lo hizo por necesidad. Lo que es diferente es: si se CAPITALIZA ese esfuerzo en hacer una empresa, si ese esfuerzo resultará en una marca que importe productos, que encuentre necesidades en un mercado y que genere empleos. 

Workósfera es una empresa que se vio afectada por el distanciamiento social. Y aun así, nosotros creemos firmemente que estamos en la industria correcta y por eso, en estos meses que tuvimos poca operación y movimiento, "Los Admósfer@s" dedicamos nuestro tiempo, nuestra creatividad y nuestra pasión, a pensar y ESTAR listos para el futuro. 

Para “ver el futuro” hay que vivir y entender el presente. Y en este extraño y nuevo presente le dedicamos tiempo y pasión a articular y mantener unida la Comunidad Workosférica. Tal y cómo dice el dicho "cuando el pescador no puede salir al mar, le dedica el tiempo a arreglar sus redes."

Pasamos más de 5 meses enfocándonos en ser mejor empresa, en consolidar procesos y procedimientos, en encontrar nuestras áreas de mejora y estar listos para cuando la situación cambie y permita que la gente salga. Hoy, después de estos meses en los que estuvimos sin prisa pero sin pausa, avanzamos y ajustamos las tuercas de nuestra empresa.

Hoy que la gente ya tiene necesidad de salir, para ver clientes, proveedores o hacer reuniones con el staff que está regado por todas partes, nuestra empresa está lista para recibirlos. Contamos con el distintivo "Espacio Seguro" y ampliamos nuestra capacidad para trabajar al aire libre: con buena ventilación, luz natural y constante sanitización hicimos que nuestros coworkers estén y se sientan más seguros. Nos preparamos para estar listos y creo que se nota.

Por eso es importante hacer la distinción entre "hacer un negocio" y "crear una empresa". Como (casi) todos, en Workósfera tuvimos retos financieros por la pandemia, pero nuestra congruencia, nuestro WHY, nos sigue motivando para crear condiciones favorables que impulsen la creatividad y la innovación. Hoy trabajamos para mañana, impulsados por nuestra pasión.

Si bien NO vendemos cubrebocas para aprovechar la coyuntura (y repito, no tiene nada de malo hacer lana aprovechando que la gente necesita cubrebocas), nosotros evolucionamos nuestra empresa para ser una plataforma digital en la que nuestra Comunidad Workosférica ya no esté ligada a quién viene o no a nuestros coworkings físicos. Hoy nuestra nueva visión rebasa fronteras y ya no está limitada a que alguien necesite trabajar desde un coworking.

El tiempo es el principal diferenciador entre "un bisne" y una "empresa."

Definitivamente un "buen bisne" deja buena lana y el dinero es un premio a tu esfuerzo ¡Felicidades a quien hace dinero de oportunidades! Ojalá que con ese dinero se creen empresas que generen innovación, que generen derrama económica, que generen oportunidades para resolver los problemas de nuestra civilización y que derramen riqueza. 

Las marcas se vuelven parte de nuestras vidas: ojalá tengamos más marcas de las que estemos orgullosos de sus productos, sus congruencias, sus pasiones, sus causas y sus productos o servicios. Marcas mexicanas o latinoamericanas que no nacieron en Silicon Valley.

Aspiro a que haya más empresarios, me gustaría ver que los inventores capitalicen sus ideas en productos o servicios, ojalá que haya más emprendedores creando empresas y que haya más marcas que hagan nuestra vida mejor. Usemos las empresas como un medio para lograr los cambios que requiere nuestra sociedad y nuestro planeta. Veamos el dinero como un medio para seguir haciéndolo; no sólo un fin. 

Se dice que “el fin justifica los medios” y por eso hay empresas que contaminan, que se prestan a prácticas de corrupción, que no tratan bien a sus empleados o que engañan a sus clientes. Esas empresas tampoco son admirables, porque ponen el dinero como un fin. 

Estemos orgullosos de lo que le dedicamos nuestro día a día. Que tus hijos, papás o amigos te admiren por tu proyecto, no por tu coche o dónde vives. Que puedas dormir feliz de que hiciste el mundo mejor, no que hiciste más lana a costa de "alguien" o "algo" porque el tiempo es juez de los hombres. 

Sé feliz, duerme bien, ten lo que necesites, sé creativo, contribuye al futuro de nuestra civilización y ten paciencia porque "Roma no se construyó en un día." Te deseo que hagas lo que te guste, que ganes dinero en el proceso y que seas feliz haciendo algo que el mundo necesite para ser mejor. 

Con cariño,

Josadrián de Workósfera

Artículo anterior Trabajo remoto vs. Home office
Siguiente artículo Los top libros de Josadrián